Ventanas, paredes y espejos de la literatura

Teóricamente las funciones de la lectura han sido ampliamente detalladas y definidas. Leer da a conocer otras formas de vida, desarrolla la imaginación y el conocimiento, alimenta la curiosidad y ayuda a comprender, mejora la capacidad de expresión, aporta disfrute y diversión, es un proceso interactivo y continuo…En definitiva, el acto de leer puede ayudarnos a encontrarnos a nosotros mismos, o a evadirnos en busca de otros distintos de nosotros.

Hay ciertos lectores – ventana que buscan un espacio abierto al mundo exterior para imaginar. Son aquellos que buscan conocimiento, que leen por el hecho de entretenerse y conocer más de lo que les rodea, los que con la imaginación pueden llegar a lugares que nunca visitarán en la vida real, ya sea porque no existen o porque están demasiado alejados de su realidad. Un libro es, en definitiva, un breve resumen de la imaginación humana, de la realidad vital y de la sociedad pensada.

Ilustración de Marion Fayolle

En cambio existen otros lectores- espejo, para los que el libro es un retrato de cristal en el que buscan su propia imagen reflejada, en un intento por entenderse mejor a ellos mismos y a sus circunstancias. Pablo Albo, domador de palabras, opina así “Si te asomas a un libro y te parece un espejo, ese es EL LIBRO. Te reflejas en él, habla de ti, aunque use otros nombres, otros lugares, otros tiempos, otras vidas. Entonces te ves desde fuera y te entiendes un poco. Te das cuenta de que dice lo que te pasa a ti con las palabras que tú andabas buscando hace mucho. Ése es TU LIBRO.”

Lo cierto es que para muchos lectores la intención de la lectura no se puede distinguir con tanta claridad y adscribirse solamente a una de las dos líneas anteriores. Ambas cosas pueden convivir. De hecho, el libro siempre es una parte del escritor, es una ventana por la que nos permite mirar en su interior. Al abrirla la sensación de disfrute es más intensa si, por causas del destino (o de la línea editorial que ya conocíamos, la recomendación que nos ha hecho algún familiar, etcétera) además nos vemos reflejados en su espejo. Optimizar la experiencia de lectura es posible si, el texto que aparece entre paréntesis, se convierte en una premisa básica a la hora de escoger una lectura. No hacerlo al azar, sino intentarlo con mimo, con cuidado, buscando un libro como quien sabe que está buscando el mejor regalo.

Ahora, ¿qué pasa cuando el libro se convierte en una pared?

Rebeca Martín

Sigue leyendo en SalamancaRTValDía

Anuncios

Un comentario

  1. Que reflexion mas interesante sobre el entorno del libro.
    Transmitir estas ideas en el àmbito educativo y social ayudarìa a las personas a ser màs libres.
    Rebeca sigue aportandonos reflexiones
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s